Centro Europeo para la formación

Contratos para la formación y el aprendizaje

Atención al cliente - 900 151 184 - info@centrocef.eu

Se crea la Unidad Especial de Inspección en materia de formación profesional para el empleo

El Ministerio de Empleo ha creado la Unidad Especial de Inspección en materia de formación profesional para el empleo para aumentar el control y poner en práctica el principio de tolerancia cero contra el fraude en este ámbito. Mediante la Orden ESS/1221/2015 de 11 de junio, que entrará en vigor mañana, se establecen las funciones y la estructura de esta nueva Unidad cuya creación se contemplaba en el Real Decreto-ley 4/2015 para la reforma urgente del Sistema de Formación Profesional para el Empleo. Dependiente de la Autoridad Central de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), su ámbito de actuación será nacional y sus funciones principales se concretarán en: Desarrollar cada año el programa de inspección en materia de formación profesional para el empleo. Para ello contará con la información provista por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y los servicios de empleo autonómicos que tengan derivadas determinadas acciones en esta materia a la ITSS. Ejecutar o coordinar las actuaciones inspectoras para la vigilancia y control de la normativa competencia de la Administración estatal. Realizar el seguimiento y evaluación de los resultados que se obtengan. Asumir las funciones y tareas encomendadas por la Autoridad Central de la Inspección de Trabajo. La nueva Unidad no supondrá un aumento en el gasto público, ya que se reestructurarán otras unidades de la Dirección Especial de Inspección y se modificarán los puestos de trabajo correspondientes para integrarla. La reforma del Sistema de Formación para el Empleo se aprobó el pasado mes de marzo en Consejo de Ministros y en abril fue convalidadad por el Congreso de los Diputados. Uno de sus objetivos principales es aumentar el control de la formación y modificar el régimen sancionador para garantizar el principio de tolerancia cero contra el fraude en la gestión de los fondos de formación profesional con un nuevo marco normativo más adecuado a la realidad actual que evite y corrija las situaciones de mala praxis, como las registradas en casos de fraude con los fondos de formación.